Freitag, 18. Oktober 2013

Latigazo: un chasquido en la oscuridad.



Octubre 2103:

se publica Latigazo, el primer número del aperiódico de LaTiGo = The LAcanian Transatlántica de InvestigacIOn. 


El objetivo de Látigo, presentado por Jacques-Alain Miller en mayo de 2013 es: "Acelerar la colaboración científica y humanitaria (tipo Operación Mitra) entre los jóvenes hispanohablantes de los dos lados del Atlántico y otros lugares. Director: JAM. Delegadas generales: Dalila Arpin; Raquel Cors. Las personas interesadas se proponen a Dalila y Raquel; yo decido las admisiones. Más adelante habrá estatutos, decisión colectiva, todos los bártulos de la democracia. LATIGO, creado el 14 de febrero, cuenta hoy con 21 miembros. Una veintena de candidaturas están pendientes. Establecí un grupo de debate electrónico en el que participan los responsables de las Escuelas de lengua española para ayudarme definir el espacio y los proyectos de esta nueva instancia transversal. Nota bene: en español, latigo es el látigo, la fusta."

Para los lectores interesados en el contenido de Latigazo, podrán leer su chasquido en:  http://www.wapol.org/es/down/Boletin-Latigazo-N1.pdf




Samstag, 12. Oktober 2013

Comentarios al texto "El Otro sin Otro"




Ejercicio de comentario del texto de JAM

Por Claudio Steinmeyer, Berlín – Octubre 2013

 





Jacques-Alain Miller nos ofrece un texto brillante y , por qué no, polémico. Lo podemos considerar como un corolario a su largo trabajo de edición del seminario VI de Jacques Lacan “El deseo y su interpretación”. Es en este Seminario dónde Lacan presenta la fórmula “No hay Otro del Otro”. Miller va a desarrollar diversas ideas y consecuencias a partir de este enunciado. Es más, lo propone incluso como un momento decisivo de viraje en la enseñanza de Lacan. En lo personal me sorprendió este adelantamiento del momento "bisagra" de la enseñanza del Lacan del seminario XI (objeto a) al seminario VI.
Con mucha claridad Miller nos explica que para Lacan había –antes del seminario VI-  el Otro del Otro. Se trataba en ese “primer Lacan” del Otro de la ley, cuyo significante es el Nombre del Padre. Y que fue necesario que Lacan pensara contra sí mismo para formular “no hay Otro del Otro”. Pensar contra uno mismo, es una “yapa” que nos trae el texto de Miller en lo que se refiere al ejercicio epistemológico, ético, del analista al pensar la teoría de su propia clínica. Ya en algún lugar lo escuché a Miller decir que estamos habituados a pensar-contra-el-otro, pero pensar contra-uno ya es un ejercicio del que deberíamos tomar ejemplo.
Sea como sea, Miller en su recorrido lógico en la construcción de su interpretación de esta formula “no hay Otro del Otro”, articula textos esenciales del Lacan de los Escritos “Sobre una cuestión Preliminar....”, “La carta robada”  y “La dirección de la cura”, además del Seminario III. Todos textos que reflejarían la pasión del primer Lacan: la búsqueda de leyes. Pasión que se me ocurre también bastante descriptiva de lo que ocurre con las curas-tipo en sus comienzos, donde hay una suerte de entusiasmo incondicional por la ciencia-del-inconsciente.  Y de esta manera Miller  establece en la citada bibliografía de Lacan una equivalencia entre el orden simbólico y el Nombre del Padre. Pero es a partir del Seminario VI que surge el “segundo Lacan” a saber, la vía del deseo que se contrapone a la vía del padre. Es asi como la clínica cambia: no se trata de buscar el significante de la falta e incluso tampoco apuntar a la falta del significante (Lacan de la Dirección de la cura),  la inconsistencia de lo inconsciente. En este sentido la clínica actual es una clínica que apunta al núcleo real del deseo, y no a su normalización simbólica. Se trata ahora de la vertiente real del deseo,  inaccesible desde la mitología de la ley paterna.
Es así como a mi entender la descripción de la época, como sin padre, se refiere a la de la identificación del padre con la ley. La clínica que no lo tenga en cuenta puede llevar al sujeto a lo peor. Se trata de articular una versión del padre que tenga “un deseo enganchado y regulado por un fantasma cuyo objeto sea ... un goce perdido”. Creo que esta última reflexión de Miller es de gran riqueza para pensar la cura analítica. Asi que, bienvenidos a la época del deseo del padre !