Samstag, 20. Juni 2015

Berlín / la ciudad del analista del analista de Lacan . Y de la llegada inaugural del psicoanálisis al cine.



por Claudio Steinmeyer - Berlín, 20.06.2015



Ruth Weyher, protagonista de "Secretos de un alma" - la primera película de contenido psicoanalítico en la historia del cine.


Vamos a continuar con otra semblanza de la rica historia del psicoanálisis en relación a la ciudad de Berlín.

Rudolph M. Löwenstein fue quien ocupó el lugar de analista didacta de Jacques Lacan entre 1933 y 1939.

Löwenstein a su vez, se analizó con Hans Sachs (1881-1947). De profesión abogado fue el primer analista no-médico en unirse al comité secreto de Freud junto a Jones, Abraham, Ferenzi y Rank.
De origen vienés, entre 1920 y 1932 se radicó en Berlín por sugerencia de Freud. En 1932 advirtiendo los oscuros tiempos que se avecinaban, emigró a Boston, Ma.-EE.UU.

Fue un analizante y  colaborador leal de Freud quien estimaba mucho a Sachs. Uno de sus más importantes aportes al movimiento psicoanalítico fue la fundación de la revista Imago, cuya linea editorial buscaba la intersección entre psicoanálisis y cultura. En “La historia del movimiento psicoanalítico” Freud le atribuye la exclusividad de la fundación aunque unas páginas después incluye a Otto Rank en la autoría de la iniciativa.

Pero otra de sus contribuciones importantes, a veces omitida entre los historiadores del psicoanálisis, fue el haber colaborado en la primera película psicoanalítica de la historia del cine.

En este sentido, poco antes, el propio Freud había recibido una jugosa oferta desde Hollywood: 100.000 dólares por parte de S. Goldwyn. La idea era que Freud asesora en películas sobre grandes amores de la historia empezando por Marco Antonio y Cleopatra. Freud la rechazó de plano.
Luego una productora alemana les propuso a Karl Abraham y a Sachs el proyecto de una película de neto contenido psicoanalítico, un caso de fobia. El rol de asesores de guión sufrió la tenaz oposición de Freud pero ellos siguieron adelante. De hecho la relación entre Freud y Sachs se enfrió un poco después de este suceso. La película (muda !) se estrenó en 1926, poco después de la repentina muerte de Karl Abraham. Con el título “Secretos de un alma, un thriller psicoanalítico” se convirtió así en la primera película de neto corte psicoanalítico ayudando a la propagación del psicoanálisis a gran escala.

Una ciudad que ebullía de actividades culturales, y también de volatilidad social. Hiperinflación, intentos golpistas, conflictos sociales se conjugaban con intensos movimientos artísticos e intelectuales. Así era la Berlín de los años 20 que ejercía una poderosa atracción sobre psicoanalistas de otros países europeos. Muchos de ellos, tras la primera guerra mundial,  encontraban dificultades para mantenerse económicamente con la actividad de sus consultorios. Y a algunos les ofrecía una oportunidad adicional: mantenerse a distancia de Freud. Y de este modo generar desarrollos teóricos y actividades políticas que en su cercanía él no habría tolerado.  (traducción libre y resumida de un párrafo del libro de R. Jacoby).
Hans Sachs formó parte de este glamoroso grupo de analistas que hicieron de Berlín un centro mundial de formación didacta (ya escribí sobre estos en varios artículos del blog).

La atmósfera que se vivía entonces en Berlín hacía imposible sustraerse a la vida política pública. Incluidos los analistas. Algunos de ellos (simultáneamente con la escuela de Frankfurt) fueron los primeros promotores en acercar el psicoanálisis al marxismo. En esta línea encontramos a Otto Fenichel quien organizó el así llamado Kinderseminar (seminario de niños), eufemismo para designar un lugar de debate sobre socialismo y psicoanálisis. Nada parece indicar que Sachs se haya sumado a esa actividad.

De sus numerosas publicaciones (fundamentalmente en Imago y en el International Journal for Psychoanalysis) destacan trabajos sobre la génesis del superyo en la mujer, el acting, el análisis laico y muy especialmente ensayos culturales sobre E.A.Poe, Calígula, Schiller, el fenómeno del kitsch, etc.

Su consultorio se encontraba en la calle Mommsenstr. Nr 7 del barrio de Charlottenburg. Una placa recordatoria adorna el frente:












Bibliografía:

- S. Freud: Historia del movimiento psicoanalítico
- S. Freud: autobiografía
- P. Gay: Biografía de Freud
- R. Jacoby: Die Verdrängung der Psychoanalyse oder Der Trimph des Konformismus